Sabor a tradición


Fotografía de los fundadores del Restaurante Extremeño

Si como dice el refranero popular “la buena comida se anuncia a la nariz desde la cocina”, en el Restaurante Extremeño hasta los muros rezuman el buen hacer y el cuidado que sus dueños ponen en su cocina. Unos fogones que se encendieron hace 40 años cuando un extremeño, Don Sirio Marín Esquibel, llegó a estas tierras murcianas atraído por la que sería su mujer, Doña Carmen Nicolás López. Ahora, sus tres hijos, nacidos entre fogones, continúan una tradición culinaria que se basa en la cocina típica murciana a la que ellos han aportado toques de modernidad, innovando con el paso de los años, adaptándose a la evolución de la cocina moderna; siempre sin olvidar la gastronomía tradicional y mediterránea, y utilizando los productos de mejor calidad.

El carácter familiar del Restaurante Extremeño se advierte desde la entrada, en la que una bella puerta tallada en madera de roble relata la historia de la familia: un robusto árbol extremeño del que nacen tres fuertes ramas que continúan creciendo en estas tierras murcianas.

Un sabor familiar que queda remarcado por las vidrieras con los escudos heráldicos de la familia Marín-Nicolás.

Nuevos tiempos, nueva cocina

Ahora, más de tres décadas después de su fundación, los hijos de Don Sirio Marín, Tomás, Agustín y Antonio; regentan este restaurante que ha ido adaptándose a las nuevas tendencias de la cocina moderna, siempre intentando innovar, incluyendo la fusión de sabores de la nueva cocina, pues una de sus premisas principales es conseguir el agrado de sus clientes, poniendo todo su empeño y cariño en su cuidado.

Años de experiencia en este sector avalan su calidad y servicio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies